Kobe Bryant deja gran legado hasta el último instante sobre la duela

LOS ANGELES, EU, 14 de abril, (REVANCHA DEPORTIVA / CÍRCULO DIGITAL).–Hasta el último instante se entregó por dejar un mayor legado, un histórico récord de 60 puntos en su partido y noche de despedida, en la victoria de su Lakers de Los Ángeles por 20 años, por 101-96 sobre Jazz de Utah.

Se vio que los 37 años encima le pesaron mucho, pero su corazón y mente le dieron las fuerzas para resplandecer más con un último cuarto de 23 puntos y encestes de tres que lo llevaron al éxtasis, a sudar copiosamente y respirar por la boca por el cansancio.

Superó la fatiga con su gran espíritu triunfador y la locura de los aficionados que llenaron a tope el Staples Center y lo ovacionaron como un tributo.

Los 60 puntos son el récord que ningún otro basquetbolista de su edad ha registrado en la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA), y en su cuenta personal, la mayor cifra desde aquel 61 que le encajó a New York en 2009.

El legado inmenso de Kobe Bryant enlista los 81 puntos que anidó ante Toronto Raptors, el 22 de enero de 2006, para ser la segunda cifra más alta en la NBA, por debajo de los 100 de Wilt Chamberlain.

Nadie como él ha estado por 20 años con el mismo equipo, desde aquel 3 de noviembre de 1996, cuando fue su primer partido, vistió la playera con el número 8 y a partir de 2007 fue reconocido con el 24.

Participó en mil 346 partidos, en los cuales mil 198 fue titular, estuvo en la duela durante 48 mil 637 minutos, marcó 11,719 tiros de campo de 26,200 intentos, con los seis de anoche llegó a mil 827 tiros de tres puntos anidados.

En su larga trayectoria, acertó nueve mil 892 disparos de dos puntos, ocho mil 378 desde la línea, siete mil 47 rebotes, repartió seis mil 306 asistencias, robó mil 944 balones e hizo 640 bloqueos.

En la parte negativa, perdió cuatro mil 10 veces el esférico, cometió tres mil 353 faltas personales y concluyó con 33 mil 643 puntos, la tercera cifra más alta, detrás de Kareem Abdul-Jabbar (38 mil 387) y Karl Malone (36,938).

Estuvo activo en 15 de las 20 temporadas en playoffs y ganó los anillos en las campañas 1999-2000, 2000-2001, 2011-2002, 2008-2009 y 2009-2010, de siete finales en que participó, siendo seleccionado Jugador Más Valioso (JMV) en las dos últimas ocasiones en que se coronó.

El llamado heredero de Michael Jordan, alineó en 18 Juego de las Estrellas, uno menos de Karrem y fue elegido cuatro veces el JMV y también lo fue en la temporada 2007-2008.

Formó parte del equipo de su país que ganó las medallas de oro en los Juegos Olímpicos Beijing 2008 y Londres 2012 y totalizó un salario de 303 millones, 238 mil 62 dólares.

“Black Mamba terminó”, fueron sus últimas palabras en el Staples Center y se fue para siempre, para disfrutar de su esposa y sus dos hijas.