La Cueva del Diablo, última guarida de “La Tuta”

Michoacán, Uruapan, 2 de Marzo 2015 (Círculo Digital).- La última guarida de Servando Gómez Martínez “La Tuta”, antes de ocultarse en la ciudad de Morelia, fue en la sierra de Aguililla, lugar que fue descubierto hace poco más de ocho meses, tras el cerco impuesto por las fuerzas federales en la zona.

La choza de madera en donde se refugiaba “La Tuta”, se construyó en el rancho conocido como Paso de Cucha, ubicada a cinco minutos de una de las casas del Nazario “El Chayo” Moreno, quien fuera líder de Los Caballeros Templarios más de una década.

Pintada de color rojo, con techo de lámina metálica, una pequeña cabaña de cuatro metros cuadrados, fue el lugar en donde el capo de escondió durante meses, hasta septiembre de 2014, informó la Policía Federal.

La llamada Cueva del Diablo, era un lugar de difícil acceso, ya que, el terreno está lleno de laja de piedra. Apenas cabe una personas de pie, y en menos de tres metros hay que cruzar a gatas por un hoyo para continuar hacia el interior, y a pesar de las inconformidades, era el lugar preferido de “La Tuta” para pasar por desapercibido, situación que llevó a las autoridades tardar un año en llegar ahí.

“Nosotros detectamos su última actividad en la sierra, aunque, insisto, era sumamente volátil, se movía de un lugar a otro, pero al lugar que fuimos estamos hablando de que hace ocho, nueve meses, había presencia todavía en el rancho de La Cucha, en la sierra de Aguililla, se movía a pesar de un cerco policial y militar muy fuerte en esa zona” detalló la Policía Federal.

Y a pesar de contar con recursos producto de su actividad criminal y un fuerte dispositivo de seguridad, Servando Gómez pasó sus últimos días en libertad, apartado de la civilización, en una austeridad completa, salvo algunos lujos, como la televisión satelital y bebidas caras, así como algunas de sus comidas preferidas a base de mariscos, que se localizaron en la cabaña de madera, donde aún se observan cables y conexiones eléctricas.

“Hace cinco o cuatro meses detectamos que había cambiado su forma de operación, su forma de comunicación también, y es cuando detectamos que se empieza a mover en Morelia”, lugar en donde posteriormente fuera detenido, explicó el comisario general de la Policía Federal, Enrique Galindo.

Cabe señalar, que durante los recorridos que hizo la Policía Federal para mostrar la ruta de “La Tuta”, en el kilómetro 188 de la carretera Lázaro Cárdenas-Nueva Italia, sitio donde en ese año fueron abandonados los restos de los policías, se colocaron una cruz y flores, se montó una guardia de honor y se guardó un minuto de silencio, además, se colocará un monumento en memoria ellos. (Con información de La Jornada y Excélsior)

CA