La hora de El Bronco

Signos Vitales

La impostura resulta burda. La camioneta Cheyenne recorre las colinas, mientras un padre y su hijo tienen el recordado diálogo sobre el futuro. Pero no se trata del “funny comercial” de la Chevrolet, sino de un spot de campaña: el adulto tiene el rostro de Jaime Rodríguez, el candidato independiente a la gubernatura de Nuevo León, y promete al chamaco: “mi’jo algún día todo esto será suyo”.

“Esos terrenos valen 70 millones de pesos. El Bronco nos salió raterón”, cierra el clip que apenas comenzó a circular en las redes sociales. En la semana previa, Noticieros Televisa denunció que el abanderado independiente es un terrateniente importante. Multimedios TV entrevistó a Silvia González, ex esposa del personaje, quien lo acusó de haberla golpeado. Y Reporte Índigo exhibió las pruebas de que Adez Caleb –hermano menor del ex priísta– fue detenido en posesión de armas de uso exclusivo del Ejército.

Las campañas negras, empero, solo viven en las redes sociales. Y en Nuevo León su principal protagonista es El Bronco, quien vive su hora crítica. El candidato independiente apostó a la penetración de las redes sociales, aunque sean un espejismo (si bien la cobertura celular es mayor a la de la telefonía fija, las transmisión de datos sólo impacta a 20% de los usuarios), y ahora anuncia que iniciará una guerra sucia, con bots que replicarán los mensajes en su contra y supuestas cuentas falsas de Twitter y Facebook, creadas para denigrarlo.

En todo caso, será combatido en sus propios terrenos. El Bronco frenó el arranque del candidato del PAN y para ganar credibilidad emprendió una ofensiva contra el gobernador priísta, Rodrigo Medina de la Cruz, que obligó a los priístas a corregir su estrategia. Hace dos semanas, el “cuarto de contienda” de Ivonne Álvarez tuvo una anexión de lujo: el abogado chihuahuense Liébano Sáenz se convirtió en el estratega de la campaña, y junto con el sinaloense Enrique Jackson entrenó a la abanderada tricolor para los debates de la última semana.

“Vamos bien y estamos haciendo lo que nos toca”, comenta el delegado especial de la directiva partidista, quien encabeza la lista de candidatos pluris del PRI en la primera circunscripción, “no vamos a enredarnos en dimes y diretes”. Esa mesura refleja la parsimonia que estancó a la abanderada priísta, quien durante el debate frente a los consejeros electorales del diario El Norte exhibió el presunto pasado de violencia intrafamiliar de El Bronco. A la cabeza de un sector dentro de la campaña priísta que considera relativamente fácil aplacar al candidato independiente, Sáenz está más preocupado por los efectos de las negativas emprendidas contra el mandatario estatal y su padre, Humberto Medina Ainslie.

Y es que todas las encuestas prefiguraban un escenario de alto riesgo, a dos meses de las votaciones: la ventaja de Ivonne era precaria y corría el riesgo de desvanecerse si prendían las acusaciones por la presunta corrupción de la familia Medina en el imaginario colectivo, donde el PRI es el partido peor calificado.

La intervención estaba más que justificada, ante el aluvión de encuestas: Saba Consultores -del politólogo Salvador Borrego- difundió una inverosímil “proyección estadística” que reconocía una contienda tripartita, con El Bronco como puntero. Y apenas el viernes pasado, Arcop ubicó a Ivonne empatada con el panista Felipe de Jesús Cantú, mientras que el candidato independiente estaría en un lejano tercer lugar.

En el arranque, El Bronco logró alcanzar al abanderado panista, con el media exposure de su show para conseguir las firmas y el registro. Y hasta hace dos semanas, ambos habían mantenido una carrera pareja… hasta que se introdujo el factor Medina en la campaña.

Ahora, El Bronco se queja de la campaña negativa e identifican a los hermanos Mireya y Juan Antonio Johnny Salazar como los autores materiales de la guerra sucia. En el lado priísta, argumentan, decidieron combatir al independiente con armas similares… y denuncian que el portal web www.infiltradosNL.com demuestra que sus adversarios son marrulleros.

El Bronco no salió tan respondón y con el respaldo de un poderoso grupo salinista tratará de figurar como el retador de Ivonne, a un mes de los comicios. Si como dicen los estrategas priístas, el panista Cantú estaría en un lejano tercer lugar, resulta inexplicable su preocupación por el activismo del abanderado independiente, sobre todo por su raquítica pauta de spots y su nula estructura de promoción y defensa del voto.

La disputa por la gubernatura en Nuevo León parece más a un reality show que el contraste de propuestas e ideologías o una contienda entre ejércitos electorales. La abanderada priísta puede presumir de protagonizar los mejores eventos de campaña, pero también de tener el peor desempeño en los debates. Pronto, las preferencias electorales dejarán ver que su rival es el PAN.

“Le falló la estrategia al PRI, El Bronco se les salió de control y ahora piensan que van a perder por su culpa”, sostienen los estrategas de la campaña blanquiazul, quienes convencieron al jefe nacional, Gustavo Madero, de que pueden rebasar a sus rivales en las cuatro semanas que le restan a la campaña. Por lo pronto, Margarita Zavala alista maletas para trabajar en Nuevo León a favor del PAN.

alberto.aguirre@outlook.com