Las cuentas pendientes

Percepción Política

*Juan Manuel Magaña

Esta es la prueba real sobre la efectiva transparencia en el manejo de los recursos públicos: la Cámara de Diputados terminó su primer periodo ordinario de sesiones sin que la Comisión de Presupuesto discutiera la cuenta pública de 2013, el primer año de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Y es más, hay un rezago de las tres legislaturas pasadas, que dejaron sin aprobar o rechazar cuatro años del gobierno de Vicente Fox y tres de Felipe Calderón, al que se le reprobaron dos.

Para eso sirven los diputados que, supuestamente, el pueblo eligió. Para nada.

El asunto es que desde el 26 de abril de 2012, en plenas campañas presidenciales, la cámara no ha discutido en el pleno la forma en que el gobierno federal ejerció el Presupuesto de Egresos de la Federación ni su eficacia.

En la sesión de aquel día, el PRI aseguró que durante una década los gobiernos panistas recibieron recursos adicionales por un billón 800 mil millones de pesos, producto de la renta petrolera, y sin embargo ello no se tradujo en beneficios para el país.

Con los votos de PRI, PRD y PVEM, la cámara no aprobó las cuentas públicas de Felipe Calderón de 2008 y 2009, pero después dejó pendientes la de 2010, 2011 y 2012, que las sucesivas comisiones de Presupuesto han mantenido en la congeladora legislativa, ante la oposición de Acción Nacional para que el ejercicio del gasto en el sexenio pasado se ventile en el pleno.

Están en las mismas las cuentas públicas de 2003, 2004, 2005 y 2006 de la administración de Vicente Fox: el PAN rechazó que se aprobaran los respectivos dictámenes en la comisión, y el PRI tampoco insistió en tratar el tema.

Cuánta opacidad, cuánta impunidad. Y, en medio de eso, a este país se lo está llevando la fregada.

*Periodista