Llaman a CNS y Gobierno de Guerrero a salvaguardar escuelas por inseguridad

México, DF., (Círculo Digital).- Padres de familia, alumnos y docentes del estado de Guerrero, sobre todo de  Acapulco, han sido afectados por hechos delincuenciales que van desde el robo de material educativo, equipo de cómputo, incendios de salones en planteles escolares, enfrentamientos del crimen organizado en sus inmediaciones, hasta secuestro y homicidio de docentes, levantones, robo de nómina, entre muchos otros. Ello ha obligado a que las muchas escuelas tuvieran que cerrar.

Ante esta situación, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, exhortó al comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido García,  para que suscriba un convenio de coordinación con las autoridades locales y municipales de Guerrero, a fin de planear acciones inmediatas orientadas a salvaguardar la seguridad pública en las escuelas de educación básica, con el objetivo de que concluya el ciclo escolar en las mejores condiciones.

El acuerdo señala que en Guerrero se vive un proceso de descomposición del tejido social provocado por el incremento del crimen y la violencia, situación que atenta contra la tranquilidad y bienestar de los guerrerenses.

Refiere que en los casos del fuero federal, la incidencia total de delitos en 2012 ascendió a 2 mil 673; en 2013, ocurrieron mil 813, y hasta octubre del año pasado la cifra alcanzó el 87.31 por ciento del año precedente, con mil 583 delitos de este orden.

Para el caso de los delitos del fuero común, indica, las tasas de homicidio por cada cien mil habitantes colocan a Guerrero como uno de los estados más violentos: 23 en 2007, 45 en 2010 y 76 en 2012, lo cual representa un incremento del 230 por ciento en un periodo de cinco años.

El documento subraya que la situación de violencia que priva en el estado, derivó que desde el 20 de noviembre de 2014 se decretara la suspensión definitiva del semestre en 198 escuelas del puerto de Acapulco. Asimismo, el 10 de diciembre pasado, en el municipio de Chilapa fueron cerradas 110 escuelas de todos los niveles educativos en la zona rural, después de los hechos de violencia entre grupos de la delincuencia organizada por el control de la plaza.

Precisa que más de 15 mil alumnos de nivel educativo básico y medio superior de por lo menos 100 escuelas no reanudaron clases en el puerto de Acapulco el pasado 7 de enero, por no existir las condiciones mínimas de seguridad necesarias para el regreso a las aulas.

Por ello, se consideró que se debe actuar de fondo, “aun cuando las acciones y medidas a instrumentar sean graduales y focalizadas”.