Los rostros del nacionalismo olvidado

Índice Político

¿Por qué llegamos hasta aquí? ¿Por qué a los políticos ya no les interesa si dejan al país “en los huesitos”? ¿Por qué permitimos que una casta avorazada e ignorante como la actual esté despedazando la soberanía nacional y‎ poniendo en riesgo nuestra generación y la supervivencia de los hijos de nuestros hijos?

¿México siempre fue así? ¿Siempre estuvimos en manos de peleles, descastados e ignorantes que se dejaron dedear y avasallar por los financieros externos para saquear junto con ellos nuestras riquezas y el país de todos?

¿Siempre pretendimos el crecimiento excluyente que beneficiara a los poderosos a costa de un gran rezago social‎ por haber llevado a la práctica teorías, modelos y escenarios que no correspondían a nuestra realidad y a nuestro grado de pobreza y desesperación?

Desgraciadamente, hemos de convenir en que nos crecieron los enanos‎, cuando perdimos los puntos de referencia de nuestra identidad como pueblo, esencialmente patriota y nacionalista.

Recomendaron endeudamiento bestial

Desde que los intolerantes acomplejados masacraron a quienes sólo pedían elementales respetos a sus diferencias. Desde que se apoderó la envidia de los gerifaltes y creyeron que su poder era extraterrestre y no debía compartirse con quienes lo único que buscaban era la sobrevivencia soberana de la Nación.

Desde que perfumados encumbrados empezaron a tratarnos como menores de edad a través de los oligopolios de la comunicación: recomendaron la vía inflacionaria y el endeudamiento bestial provocando el desplome monetario e incurriendo después, “para subsanar errores”…

… en acciones prosopopéyicas, como nacionalizar la banca para después volverla a entregar, ya saneada, a sus antiguos concesionarios, pues habían confundido a los verdaderos enemigos. Unos eran los patrones, en Nueva York y otros los gatos testaferrros y coyotes de tercer cachete, protegidos por los gobiernos de paisanos.

Desde que destituyeron y desplazaron a los operadores políticos y sociales del sistema, con prestigio regional, sustituyéndolos por patancitos y simuladores de toda laya, que se escudaban en padrinazgos externos y en títulos académicos  de “a mentiritas”.

La época del intercambio hormonal de favores

Desde que los gobernantes perdieron el equilibrio emocional, se les aflojaron las agarraderas de la voluntad, se dejaron arrastrar por sus instintos básicos y descompusieron el tejido social y el escenario nacional. Inauguraron la rara época del intercambio hormonal de favores.

Desde que acabaron con los liderazgos regionales, para poder desmantelar la producción industrial estatal y agropecuaria; desde que los aprendices de tecnócratas se negaron a entender que todo acto de gobierno supone una ley previa…

… desde que quisieron que la realidad fuera la que se ajustara a sus caprichos y a los desmanes de sus favoritos, desatados y desenfrenados, cobrándose agravios de violencias sufridas en su infancia, pactando tratos con la delincuencia organizada, que incluyen todo tipo de trasiegos cómplices y compartidos e imponiendo reformas precipitadas y a contranatura‎ de la población.

Los procónsules desconocían nuestra identidad

‎Desde que se negaron a reconocer que había en los campos y ciudades baluartes de la nacionalidad proverbial, rostros y figuras respetables, que por sí mismas frenaban apetitos extranjeros, pues los voraces imperiales respetaban sus modos de pensamiento, de conducta y de vida, siempre al servicio de intereses nacionales…

… que constituían, por el sólo hecho de existir, redes informales pero efectivas de poder natural que representaban rostros y maneras de ser desconocidos por los procónsules del exterior, indispensables en la negociación con poderosos aparatos extranjeros de dominación.

‎(“Yo le firmo aquí “, decía el Presidente mexicano a Eisenhower, quién pretendía reformar al artículo 27 para adueñarse del petróleo. Pero, añadía el astuto ALM, no respondo si llegando a México, el magisterio, las sociedades políticas secretas, los líderes  agraristas…

… los sindicalistas y los viejos nacionalistas, me cuelguen en el Asta Mayor, por pendejo y entreguista. Eisenhower respondía: Esperemos otra mejor ocasión, señor Presidente…, porque ¡afortunadamente no conocía esos rostros escondidos a los que se refería López Mateos! )

Desde que premiaron a los lambiscones y reprimieron a los leales y, en fin, desde que, apoyados en las armas de “los juanes ” como ultima ratio, se negaron a reconocer los más elementales derechos, garantías y prerrogativas y la edad adulta del pueblo.

Fuimos gobernados por agentes “litempo”, de la CIA

Antes de que estos perfumados “litempos”, orejas de la CIA y neoliberales arribaran al poder, se entendía ‎con toda precisión que el modelo nacionalista corresponsabilizaba a los factores de la producción, sectores y clases, en la elevación de la productividad y la competitividad…

… el establecimiento claro de las competencias y obligaciones del Estado para asegurar los grandes equilibrios políticos y sociales del mercado, que definía pisos, techos y procedimientos para elevar la eficiencia y redistribuir el ingreso. La pobreza se combatía con esas orientaciones que nos daba el trayecto de la Nación.

Históricamente, el nacionalismo mexicano representaba el resumen de las luchas del pueblo ante la codicia extranjera y por la protección de nuestros recursos naturales. Como los mexiquenses fueron formados en el flanco derecho de la prevaricación, no conocen esa historia.

Destruyeron sistemáticamente el orgullo mexicano

Políticamente, el nacionalismo era la expresión de los rasgos más valiosos de nuestra identidad comunitaria: la defensa de la libertad, la independencia, las raíces ancestrales y nuestras convicciones colectivas, apuntalada en una formación educativa consistente.

Socialmente, el nacionalismo convocaba a la cohesión cultural en torno a la dignidad de la persona, la integridad de la familia, el interés general de la sociedad en la preservación de la igualdad de derechos y obligaciones, rechazando los privilegios de clases, razas, sectas, grupos de presión, sexos o individuos con intereses particulares.

Antes de que se destruyera sistemáticamente el orgullo del mexicano, hubo un tiempo en que se pensaba en el nacionalismo como una expresión política, más que como un pretexto económico para cerrar las fronteras y proteger a los socios que se dedicaban al campo, el comercio y la industria, y enriquecerlos bestialmente dentro de un mercado cautivo.

Los favorecidos enviaron a sus hijos al extrenjero

Antes de que se tomaran los puestos públicos para colocar a los júniors de dinastías pulqueras y de petate, para continuar la implacable carrera de robarse lo que se pudiera, hubo auténticas generaciones de jóvenes mexicanos con la camiseta y los pantalones bien puestos para defender los bastiones del país.

Antes que los favorecidos por los regímenes políticos surgieran de cenáculos conservadores y enviaran a sus hijos a estudiar a los Estados Unidos para que fueran formados en teorías y soluciones que no tenían nada que ver con los problemas mexicanos, pero cuyos títulos académicos servían para espantar mamarrachos indefensos.

Antes de que las posiciones estratégicas del sistema fueran confiadas a personitas que en México pasaban de panzaso, pero que en Estados Unidos eran galardonados gracias a las “aportaciones” de sus progenitores a las universidades, hubo mexicanos que dejaron la zalea para concretar un ideal de nacionalismo popular, que satanizaron precisamente los que fueron a Estados Unidos a “estudiar” con nuestros impuestos!

Hicieron de México un protectorado maquilador

Antes que los peleles del Imperio entregaran  al país en las manos de los financieros internacionales‎ por la vía de la desregulación indiscriminada, la privatización de todo, el desmantelamiento del Estado, el ofertismo fiscal, el regalo del petróleo, el gas, la electricidad, el agua, los bosques y la diversidad biótica a cambio de nada, aunque usted no lo crea, hubo mexicanos nacionalistas.

Antes de que los economistas neoliberales fueran ingenuamente –o tal vez, precisamente por eso, abusando de su pobreza intelectual– infiltrados hasta la médula por las ideas invasivas y anexionistas de los Estados Unidos, para configurar en México una especie de protectorado maquilador, pero sin red de protección.

Cárdenas convocó a los jóvenes para estructurar sus ideas

¿Por qué no se refiere a eso Carlos Salinas de Gortari, cuando pontifica en los foros Mexico Summit que compra para expectorar sus frustraciones y lambisconerías?

Antes de que se usaran los cargos públicos y de representación para heredarlos a ñoños peligrosos y provocadores que han llegado al extremo de saquear cínicamente, sin pizca de recato o siquiera de disfraz, para enriquecerse en diez minutos a costa de la gente, y del patrimonio nacional, hubo especies diferentes.

Por eso, cuando, independientemente de que la expropiación petrolera hubiera sido una decisión geoestratégica, para defenderla de los metecos y católicos, locales, Cárdenas tuvo que convocar a los jóvenes mexicanos para organizarse estructural e ideológicamente.

Bien por universidades de Hidalgo, Michoacán, Jalisco y Colima

En abril de 1939, en el Palacio de Bellas Artes se constituyó la Confederación de Jóvenes Mexicanos, con una pléyade de individuos que marcaron tendencias durante décadas: Carlos Madrazo, Alfonso Corona del Rosal, Natalio Vásquez Pallares, Enrique Ramírez y Ramírez, Baudelio Alegría, Manuel Jiménez Samperio y muchos miles más.

Inundaron con sus posiciones las vanguardias de las universidades públicas, los politécnicos, las escuelas para hijos de trabajadores y los centros de capacitación de los trabajadores del Estado, formando una argamasa de principios y valores que hoy simplemente se desconocen.

Cuatro universidades públicas de hoy, en los estados de Hidalgo, Michoacán, Jalisco y Colima, preservan esos ideales, a través de la Confederación Nacional de Estudiantes Mexicanos, que tiene aliados en más de 20 universidades públicas estatales y desarrollan amplios programas de servicio social, producción agropecuaria, estímulo a los círculos culturales, que honran al país.

Hay que actuar sobre la realidad, para cambiarla

Obviamente, son torpedeados por las castas de “robolucionarios” locales en el poder, que se resisten al cambio y a reconocer la edad adulta de los mexicanos. Creo, sinceramente, que ese tiempo y esas actitudes, deben ser canceladas y castigadas. Se oponen al progreso, en cualquiera de sus manifestaciones. Son enemigos de la Nación.

Siguen a pie juntillas lo que les dictan desde Los Pinos, atestados de ñoños prevaricadores e inconscientes que ni conocen los rostros nacionalistas, ni saben que sus desafortunados días están contados!

Actuar sobre la realidad y cambiarla, aunque sea un poquito, es la única manera de pensar que la realidad es transformable, decía Eduardo Galeano. Los ñoños siguen pensando que es la realidad la que se debe ajustar a sus caprichos y desviaciones, de ellos y de sus favoritos descastados.

Índice Flamígero: Platica don Alfredo Álvarez Barrón que “el ex priista Agustín Basave, recién designado como nuevo presidente nacional del PRD, fue contundente en sus primeras declaraciones: ‘Ni pactos con el gobierno ni protección a los corruptos’. Bueno, parece que en partido del sol azteca soplan, por fin, vientos de cambio…” Y enseguida El Poeta del Nopal nos obsequia su rima: “Parece ciencia ficción / pero el asunto va en serio, / jura tener el remedio / para curar la ambición; / tan delicada misión / es solo una mala rima: / ¿qué militante se anima / para enfrentar la amenaza? / con el enemigo en casa / ¡no sirve ni la auto estima!” + + + Ulises Lara, director del IEMS del DF y cercano a Dione Anguiano, anda emocionado queriendo quitar directores de prepas para poner a sus amigos de Morena, pero sin consultar a la secretaria Alejandra Barrales y a otras autoridades que le son superiores. ¡Aguas con él!

www.indicepolitico.com
pacorodriguez@journalist.com
@pacorodriguez