Marcos, 20 años sin pasamontañas

Por Ery Acuña Meneses / Círculo Digital / Monitor Sur, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- Este lunes 9 de febrero se cumplen 20 años de que el gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León, identificó al rebelde guerrillero Subcomandante Marcos, jefe del EZLN, como Rafael Sebastián Guillén Vicente, contra quien libró orden de aprehensión y enseñó una supuesta fotografía que le dio vuelta al mundo: Marcos sin pasamontañas.

Fue identificado como profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana de la ciudad de México, y nacido en Tampico, Tamaulipas, el 19 de junio de 1957. Es decir, ahora cuenta con 57 años de edad, pero al momento de salir a escena aquel histórico 1 de enero de 1994, tenía 36 años cumplidos.

Había estudiado filosofía y letras en la UNAM.
La noche del 9 de febrero de 1995 el entonces Procurador General de la República, Antonio Lozano Gracia, salía en transmisión en vivo a nivel nacional, mostrando la supuesta foto de quien fuera identificado como el maestro de la UAM, nacido en Tampico, Tamaulipas, Rafael Sebastián Guillén Vicente, alias Marcos.

Estaba en marcha ya, también anunciaba el titular de PGR, un operativo policiaco militar en Guadalupe Tepeyac, municipio de Las Margaritas, principal bastión del EZLN, con el fin de detenerlo.

Sin embargo, Marcos logró huir. Otras versiones indican que fue detenido, pero liberado casi al momento, debido a presiones internacionales.

No obstante las fuerzas federales y la PGR lograron detener ese mismo día, a Javier Elorriaga Berdegué, identificado como el comandante Vicente; a Jorge Santiago Santiago; Sebastián Entzin Gómez, y María Gloria Benavides Guevara, alias la comandante Elisa.

También fueron detenidas el 9 de febrero de 1995, ocho personas en Cacalomacán, Estado de México, y siete más en Yanga, Veracruz, donde según las autoridades estaban instaladas casas de seguridad desde donde el EZLN planeaba una nueva incursión armada.

Todos fueron acusados, entre otros delitos, de terrorismo.
Apenas cuatro días antes, el 5 de enero de 1995, el entonces secretario de Gobernación, Esteban Moctezuma Barragán, se había reunido con Marcos y otros jefes guerrilleros, y habían pactado un histórico acuerdo de paz, del cual estaba enterado el presidente Ernesto Zedillo.

Sin embardo, apenas horas después, del interior del mismo gobierno federal vino una contraorden: capturar a Marcos. Eso selló a Ernesto Zedillo, como el traidor de la paz en México y del EZLN.

Tiempo después se supo que un viejo amigo de la infancia de Marcos en Tamaulipas, Max Appedole, fue quien logró la intervención de Edén Pastora, líder guerrillero de Nicaragua, conocido como el Comandante Cero, quien a su vez persuadió a las autoridades mexicanas de la vocación pacifista de Marcos, y de los riesgos que acarrearía su detención.

Según la biografía del Subcomandante Marcos en Wikipedia, la ayuda de su amigo Appedole fue crucial. Incluso fue junto a él cuando el líder del EZLN apareció por última vez públicamente sin pasamontañas, como Rafael Sebastián Guillén, durante una conferencia en la UAM, a la que fue invitado por el propio Marcos en 1992. Después, jamás se supo de él, solo del legendario y mundialmente conocidoSubcomandante Marcos. (MS)