Nueva crisis en el PRD: analizará la salida de su dirigente Agustín Basave

CIUDAD DE MÉXICO, 7 de enero, ( CÍRCULO DIGITAL ).– El Partido de la Revolución Democrática (PRD) ha entrado en una nueva crisis.

Todavía no supera la registrada el año pasado, cuando las tribus obligaron a renunciar a su presidente Carlos Navarrete y fue llamada de urgencia Agustín Basave.

Ni siquiera era perredista, por lo que debió dar ese primer paso para poder llegar con el principal aval de la corriente Nueva Izquierda (NI), liderada por Jesús Ortega y Jesús Zambrano.

En diciembre, cuando comenzó las negociaciones para aliarse con Acción Nacional (PAN), Basave amenazó también con retirarse del cargo si no concretaba esa unión electoral en Puebla en Tlaxcala.

En Tlaxcala están rotas prácticamente los arreglos porque la panista Adriana Dávila está empecinada en aparecer en la boleta de votación y, de no lograrlo, dejaría al PAN para ser independiente.

En tanto, el PRD ha dado su apoyo a la también senadora Lorena Cuéllar Cisneros, quien anda prácticamente en campaña.

Este jueves se oficializó también otro fracaso: Veracruz.

En la tierra jarocha centenares de perredistas protestaron públicamente por el intento de Basave de imponer alianzas desde la cúpula sin el aval de la militancia pese a tener tendencias superiores al 20 por ciento, como es el caso de Veracruz.

Mientras la rebelión en provincia aumenta, en la ciudad de México dirigentes de varias tribus han protestado porque Basave no conoce la vida interna y trata e tomar decisiones unilateralmente, sin el concurso de los órganos colegiados.

Si lo que se trata es de fortalecer candidaturas,sostienen, esto debe darse con otros partidos afines, de izquierda como Movimiento Ciudadano (MC), Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y el Partido del Trabajo (PT).

Ante estos planteamientos, otra salida sería retirar a Basave la facultad de continuar las negociaciones con la derecha encabezada por Ricardo Anaya.