Nuevo año, mismas rémoras

Por la Espiral

*Claudia Luna Palencia

Fundamentalmente 2016 será de volatilidades externas tanto geoeconómicas como geopolíticas, la mismísima Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) previene que  este año “el crecimiento económico mundial será decepcionante y desigual”.

En esta tesitura, de acuerdo con el FMI,   la economía mundial crecerá  3.6% mientras se espera la confirmación del PIB preliminar de 2015 cercano al 3.1 por ciento.

Y es que las manecillas del reloj económico están favoreciendo la recuperación de las naciones más industrializadas: Estados Unidos  su PIB se estima en 2.8%; Alemania 1.6%; Francia 1.5%; Japón 1%,  Gran Bretaña 2.2%, Canadá 1.7% y España  2.5 por ciento.

Empero, del otro lado, las calamidades se ciernen sobre de los países emergentes, precisamente los artífices de planear la turbina mundial sobre del filoso despeñadero recesivo a lo largo de casi siete años.

En consideración de Antonio Zoido, presidente de Bolsas y Mercados Españoles (BME), por  vez primera en este siglo América Latina no crece (no lo hizo en promedio el año pasado)  luego de haber  sorteado la última crisis financiera con una salud envidiable.

“Se ha visto atrapada por una combinación de factores negativos como son el desplome de los precios de las materias primas,  la desaceleración de China y una notable debilidad del consumo e inversión privados afectados por la escasa confianza de las empresas y las familias”.

Tanto el FMI como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) adelantan  que el PIB de la región obtuvo una contracción del 0.3% en 2015 que para este año podría recuperarse marginalmente para ubicarse en el 0.8 por ciento.

Se trata de un mosaico variopinto. Así lo precisa quien dirige los destinos de la  Bolsa de Madrid: “Mientras en 2015 México creció  un 2.5%, Brasil retrocedió en la misma proporción. La inflación en Brasil se situó en el 10% y el banco central ha intentado contenerla manteniendo los tipos en el 14.25%, el mayor en 9 años. En Chile, Perú y Colombia el PIB ha crecido entre el 2 y el 3%, la mitad de lo que venían haciendo en esta década”.

Por supuesto que todo ello derrama un efecto de traslado que se ha visto reflejado en los mercados de valores. Los inversores en bonos han reducido sus posiciones de modo intenso y los mercados de acciones experimentaron un comportamiento desigual.

Así por ejemplo,  refiere  Zoido, la bolsa brasileña bajó un 6% hasta finales de octubre pasado; las bolsas de Perú y Colombia también acumularon  fuertes pérdidas, y la Bolsa Mexicana de Valores logró mantenerse en terreno positivo con un  3 por ciento.

No obstante desde España -para este 2016- se mantiene la confianza en América Latina, empatiza Zoido, partiendo de una realidad incontestable dado que acumula algunos de los mayores recursos naturales y de menor coste de explotación incluyendo petróleo, metales, minerales y productos agrícolas. “Esto hará que su demanda en el largo plazo mejorará y por tanto sus precios a medida que mejore el crecimiento global.”

A COLACIÓN

Si bien México no está en los BRICS es un emergente fluorescente y la buena noticia, esclarece Delia Paredes, directora de Estudios Económicos de Grupo Financiero Banorte, es que el país lleva varios años de crecimientos sostenidos.

En la animosidad del país azteca habrá que estar muy al pendiente de los acontecimientos en Estados Unidos (no se anticipa nada alarmante), Paredes considera que en 2016  la economía americana oscilará entre el 2% al 2.5 por ciento.

“Para México implica que la demanda externa será muy favorable e impactará el crecimiento mientras que en factores internos debemos considerar que la demanda interna se está recuperando como señal de una mayor confianza y eso terminará contribuyendo favorablemente en el PIB”, puntualiza la economista.

Para Grupo Financiero Banorte, México podría alcanzar en 2016 un PIB de 2.7% una expectativa un poco más optimista que la del FMI y la CEPAL; el primero le rebajó la nota de crecimiento en 2015 a 2.25% y la situó en 2.5%  para este año y la CEPAL le dio un 2.2% de PIB el año pasado y de 2.5% en 2016.

Estados Unidos en 2015, según el FMI, finalizó con un PIB de entre el 2.5% al 2.6% y en 2016 la expectativa sigue siendo  positiva con un crecimiento cercano al 2.8 por ciento.

Si bien intranquiliza el tipo de cambio en el sector productivo nacional, no se descarta que la divisa estadounidense siga fortaleciéndose respecto al peso y demás divisas emergentes e inclusive lo haga respecto al euro.

*Claudia Luna Palencia es periodista especializada en temas económicos, financieros y de negocios. Su primera etapa profesional la desarrolló en México, en importantes diarios como El Financiero, Reforma, El Economista. Desde hace una década hace periodismo desde España.