PGR a Escobar: Fepade se fue por la libre

Percepción Política

*Juan Manuel Magaña

La abrumadora mayoría de los analistas ve gato encerrado en el caso de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales contra el senador y ex vocero del Partido Verde, Arturo Escobar. No obstante, nadie logra desentrañar el misterio.

Entre las conjeturas que se hacen en los círculos de opinión está la de creer que alguno de los adversarios del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quiso darle un golpe definitivo rumbo al 2018 utilizando a la PGR.

También está la de creer que el titular de la Fepade, Santiago Nieto Castillo, no le avisó a la procuradora general de la República, Arely Gómez, del asunto sino hasta haberlo filtrado a los medios.

Algunos piensan que si la procuradora sabía lo que la Fepade se proponía hacer, a su vez no se lo comentó a Osorio Chong.

La hipótesis que se plantea, en medio de una gran incredulidad, es la de que, de repente, la PGR giró 180 grados y con carácter independiente se decidió a someter a la ley a un presunto delincuente electoral, aliado del propio gobierno federal.

Que si fue “fuego amigo”, que si el gobierno optó por sacrificar a un impresentable aliado pretendiendo evitar un mal mayor… todo eso es lo que se conjetura.

En medio de todo eso existe una versión, bastante informada, en el sentido de que Escobar entró en contacto con la procuradora Gómez el mismo día en que la Fepade anunció su solicitud de aprehensión.

Se sabe además que a Escobar se le dijo que, en realidad, Santiago Nieto se había “ido por la libre”. Y eso podría ser muy revelador de la escasa fuerza que pudiera tener este lance judicial contra el evidente orquestador del comportamiento delictivo del Partido Verde.

Podría encajar en esta versión la actitud del propio Nieto Castillo, quien en medio del escándalo que desató, nervioso y con manos y mejillas temblando, afirmó que en el caso de la consignación en contra de Arturo Escobar la fiscalía desarrolló su trabajo; desde nuestro punto de vista se habían acreditado ambos elementos (el cuerpo del delito y la probable responsabilidad; el expediente), se consignó ante el juez y en este momento el órgano jurisdiccional es el que se tiene que pronunciar.

Nieto Castillo fue propuesto para el cargo por el Partido Acción Nacional. Los panistas le consideran un tipo “echado pa’delante”.

Lo cierto es que la papa caliente está ahora en manos de los jueces. Si Nieto Castillo actuó solo, es decir sin más poder que le respalde, ora hay que preguntarse qué va a hacer de veras el Poder.

*Periodista