Rechaza El Papa convertir en púlpito la tribuna del Congreso mexicano

CIUDAD DE MÉXICO, 9 de noviembre, ( CÍRCULO DIGITAL ).– El Papa Francisco ha rechazado acudir al Senado de la República para convertir en púlpito de la Iglesia Católica la tribuna del Poder Legislativo de México.

La información ya fue transmitida a las autoridades mexicanas y sus representantes han subrayado que durante varios días pretende recorrer cuatro entidades federativas: el Distrito Federal, Chiapas, Michoacán, Chihuahua y tal vez el estado de México.

Con el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera tendrá al menos dos encuentros, el primero a su arribo al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) el 12 de febrero y un día después en la recepción oficial en Palacio Nacional.

Tras su llegada, acudirá a la Basílica de Guadalupe a rendir un homenaje a la Virgen y ahí estará la jerarquía católica del país para hablar con él, darle una salutación y probablemente un rito religioso con miles de invitados de todo el país.

Después se trasladará a la residencia vicarial de El Vaticano, donde hará ajusrtes de horario, algunas audiencias de carácter privado y al día siguiente, 13 de febrero, acudirá a Palacio Nacional para la recepción como jefe de Estado, con todos los honores.

Los días siguientes serán de intensa actividad.

Acudirá a Chiapas para expresar su solidaridad con los pobres y la gran población latinoamericana, sobre todo de América Central, que se juega la vida en su tránsito por territorio mexicano con el sueño de llegar a Estados Unidos.

En Michoacán cuplirá su cita en Morelia -él pretendía acudir a Tierra Caliente y así lo prometió al cardenal Alberto Suárez India- para fustigar la violencia y sobre todo las condiciones en las cuales opera gran parte del clero no nada más en México, sino en muchas naciones víctimas del narcotráfico.

El estado de México está bajó análisis con varios ingredientes: es tierra del presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador Eruviel Avila negocia con los obispos mexiquenses las condiciones en las cuales se desarrollaría la visita, que pudiera ser el valle de México o bien el valle de Toluca.

Finalmente acudirá a Ciudad Juárez, donde el alcalde Enrique Serrano Escobar supervisa gran parte de la organización, a fin de mandar un mensaje de respaldo a los migrantes, los que arriesgan la vida en su viaje a Estados Unidos y los africanos y del medio oriente que buscan acomodo en Europa para salvarse de la violencia.