Rechazan que muerte de testigo beneficie a Gordillo

Ciudad de México, 31 de marzo 2015 (Círculo Digital).- Los testimonios que rindió Erick Salvador Rodríguez García, único testigo protegido que tenía la Procuraduría General de la República (PGR) antes de morir en contra de Elba Esther Gordillo, no podrán ser eliminados en automático pero, como no pudieron ser controvertidos por los abogados de la ex lideresa magisterial serán valorados como ‘‘dichos no ratificados’’ que sólo tendrán valor de indicio, mas no de prueba plena, aseguraron funcionarios del Poder Judicial Federal (PJF).

De acuerdo con el periódico La Jornada, funcionarios de la Procuraduría rechazaron que la muerte del testigo beneficie a Gordillo, debido a que existe un caudal de pruebas documentales, periciales y testimoniales con las que los fiscales federales pretenden demostrar la culpabilidad penal de la maestra en los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada.

El penalista Marco Antonio del Toro, defensor de Gordillo, dijo en entrevista con este diario que ‘‘la PGR jamás informó al juzgado que su testigo estaba en una situación médica tal que exigiera la hospitalización permanente, pues, de haberse hecho eso, se hubiera podido hacer el interrogatorio en un hospital desde hace varios meses y la autoridad no habría perdido la posibilidad de usar la prueba testimonial’’.

Rodríguez García era una figura clave en el proceso contra la ex lideresa magisterial, ya que declaró ante la PGR que la profesora gastaba de 7 a 15 millones de pesos al mes con cargo al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), mediante operaciones autorizadas por su actual líder, Juan Díaz de la Torre.

El testigo protegido falleció la madrugada del pasado domingo en un hospital privado del Distrito Federal, debido a problemas cardiovasculares.

Ayer, en entrevista con el rotativo, Del Toro refirió que ‘‘de manera reiterada y sistemática’’ la PGR entorpeció la presentación de Rodríguez ante el juzgado que lleva el caso de lavado de dinero, por lo que nunca pudo efectuarse el careo al que tenía derecho Gordillo Morales para desacreditar los dichos del testigo.

‘‘No me explico la razón por la que la PGR entorpeció reiterada y sistemáticamente la presentación del supuesto testigo protegido para ser interrogado por la defensa de la maestra Gordillo’’, refirió.

Dijo finalmente que ‘‘es muy extraño y hace pensar que existía algún motivo para que la procuraduría no lo hubiera hecho. Y es que se usaron los pretextos más inverosímiles para impedir que interrogáramos a esa persona’’. (Con información de La Jornada)