Recuerdan a poeta Ramón Martínez Ocaranza en Bellas Artes

El michoacano Ramón Martínez Ocaranza (1915-1982), fue un autor en incesante búsqueda de sí mismo, inconfundible y único, que le dio un vuelco a la poesía mexicana, afirmó el escritor y filósofo Enrique González Rojo Arthur.

By

CIUDAD DE MÉXICO, 10 de septiembre (CÍRCULO DIGITAL).– El michoacano Ramón Martínez Ocaranza (1915-1982), fue un autor en incesante búsqueda de sí mismo, inconfundible y único, que le dio un vuelco a la poesía mexicana, afirmó el escritor y filósofo Enrique González Rojo Arthur.

Al participar en una mesa redonda con motivo del centenario del natalicio de Martínez Ocaranza, en la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes, González Rojo Arthur destacó que el poeta asumió su originalidad indiscutible del modo más espontáneo y natural.

De acuerdo con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), el filósofo estuvo acompañado por Roberto López Moreno, Israel Ramírez y Evodio Escalante, quienes reconocieron la calidad poética y literaria del autor nacido el 5 de abril de 1915 en Jiquilpan de Juárez, Michoacán.

Enrique González Rojo Arthur añadió que Martínez Ocaranza llevó la poesía mexicana, del tono crepuscular del modernismo al nacionalismo rampante, además cumplió con tres exigencias para ser un buen escritor: hablar con los muertos, con los vivos y consigo mismo.

Alumno de Agustín Yáñez y Julio Jiménez Rueda, en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el escritor michoacano, quien murió el 21 de septiembre de 1982, fue uno de los grandes poetas, destacó, por su parte, el periodista Roberto López Moreno.

Mientras que el poeta Evodio Escalante consideró que el poeta tiene un lugar inestable en la literatura mexicana. pues se reveló contra la belleza y sus mistificaciones, se aferró a la lucha de clases, por lo que “la verdadera poesía es impensable sin él”.

Autor de “Al pan, pan y al vino, vino” y colaborador en diversos periódicos y publicaciones del país, Martínez Ocaranza es un vate con lectores fieles, dedicados y conocedores de su obra, concluyó el poeta Israel Ramírez.

Martínez Ocaranza también publicó los poemarios “Ávido de amor” (1944), “Muros de soledad” (1951), “Otoño encarcelado” (1968), “Elegía de los triángulos” (1974) y “Patología del ser” (1982), entre otros.

El poeta se desempeñó como académico de la Universidad Michoacana, mostró su apoyo a diversas causas sociales; fue encarcelado junto con su familia y liberado por acuerdo presidencial, debido al reclamo de intelectuales y grupos culturales.

You may also like