Requieren 80% de mercados públicos de capital para modernizar instalaciones

CIUDAD DE MÉXICO, 30 de marzo, (RELOJ CIUDADANO / CÍRCULO DIGITAL).–El 80 por ciento de los 329 mercados públicos de la Ciudad de México enfrentan graves problemas de infraestructura y mantenimiento porque en promedio tienen entre 50 y 60 años de que fueron construidos, informó a Notimex la diputada local Socorro Meza Martínez.

La presidenta de la Comisión de Abasto y Distribución de Alimentos en la Asamblea Legislativa (ALDF) señaló que es imperativo implementar una estrategia de modernización de estos centros de abasto popular que existen en la capital del país.

Comentó que en el Presupuesto de Egresos de este año se aprobó una partida para ocho mercados solamente, pero la mayoría de ellos tienen serios problemas de antigüedad, por lo que es urgente aplicar más recursos, consideró la legisladora del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Una de las prioridades, agregó, es extender los horarios en los mercados públicos, además de establecer diferentes formas de pago, mediante el uso de terminales bancarias que sirvan para pagar cualquier tipo de servicio, incluso la propia comida que los ciudadanos consuman en estos centros de abasto.

Meza Martínez señaló que no obstante a que alrededor de 17 mercados han sido renovados y modernizados por la autoridad, como el de Río Blanco, el de San Juan Pugibet, la Nave Mayor de la Merced, entre otros, de ahí la necesidad de aplicar un plan para hacer de los mercados públicos espacios turísticos.

“Actualmente, los mercados no están preparados para competir con los grandes centros comerciales o las tiendas de conveniencia, aunque en algunos ya hay modernidad”, indicó.

Propuso que se haga un convenio entre administradores y locatarios de los 329 mercados públicos para que se reciban los vales, los pagos con tarjeta, para que todos estén a la altura y puedan competir.

Incluso, añadió, se debe pensar en un trabajo de marketing que promueva los lunes de mercados, o cualquier día de la semana.

El primer paso de la modernización es contar con un padrón confiable del número de locatarios que existen en los mercados públicos de la Ciudad de México, un programa de protección civil, actualización de la infraestructura al interior de los centros de distribución, la distribución de productos propios, entre otros aspectos, concluyó Meza Martínez.