Resueltos los pluris, ¿va Manlio al PRI?

Tras la puerta del poder

La selección de candidatos a diputados plurinominales en el PRI –concluida el sábado-, era seguida por todos los centros del poder en México y algunos del extranjero.

Y lo era porque de su integración dependía saber el comportamiento del Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto en la segunda parte de su mandato.

Para nadie es un secreto dentro de la política, la economía y lo social que del grupo de plurinominales de todos los partidos surgen las coordinaciones de los grupos legislativos y las presidencias de las comisiones más importantes en el Congreso.

Los del PRI sin duda tienen hoy un peso distinto de los del resto de las bancadas, porque representan al partido en el Poder y porque suelen tener a los personajes con mayor experiencia y capacidad política. Asimismo forman los grupos legislativos más estables (baste ver los sainetes y rompimientos escenificados durante los últimos 2 años y medio por panistas y perredistas tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados).

Bueno, con las cosas así las listas de plurinominales del PRI emitidas el sábado anterior dejan en claro varias cosas importantes:

Que no hubo -como se suponía iba a haber-, desbandada del Gabinete Presidencial para ir a alimentar a los plurnominales del tricolor. Los únicos que dejaron de ser parte del Gabinete para este fin fueron, el yucateco Jorge Carlos Ramírez Marín y David López. El yucateco para darle una salida decorosa a su gris gestión y el segundo, porque le faltaba pasar por el legislativo para competir por la candidatura del PRI a la gubernatura de Sinaloa, que por cierto también es buscada por Heriberto Galindo, amigo y exjefe de David.

Que al incluir estas listas de pluris en primeros lugares al presidente del PRI y a su secretaria general, César Camacho e Ivonne Ortega –respectivamente-, dejarán descabezado pronto a este partido porque desde siempre existe la regla no escrita de que, quien es líder del partido, no puede serlo de la bancada del PRI en el Senado o la Cámara de Diputados. De hecho nunca ha ocurrido. Es obvio que Camacho será el coordinador de la próxima fracción del tricolor en San Lázaro y deberá dejar de ser muy pronto el líder del PRI. Es el mismo caso de Ivonne Ortega. Esto es más vigente si se recuerda que la última experiencia de un  intento por ser ambas cosas, a fines de 2003, resultó en un desastre cuando la Maestra Elba Esther Gordillo intentó ser a la vez secretaria general del CEN del PRI y coordinadora de su fracción en San Lázaro. Sus compañeros diputados terminaron por desconocerla, y no mucho después fue expulsada del PRI.

Que las listas emitidas por el PRI no corresponden al interés o apoyo ni de Luis Videgaray ni de Miguel Ángel Osorio Chong, o de ningún otro posible aspirante presidencial para el 2018. Es tradición que los aspirantes a Los Pinos logren colocar en las listas de pluris a elementos afines o leales que vean por sus intereses dentro del Congreso. En esta ocasión no se da ese presupuesto.

Que las listas forman un grupo heterogéneo cuyo denominador común independientemente de edad y origen, es el de ser –casi en su totalidad-, de personajes del Sistema y todos ellos profesionales de la política.

Que existen muy claros objetivos de colocar a algunos personajes en las antesalas de las gubernaturas de su Estados: podría ser el caso de Ramírez Marín para Yucatán; de David López para Sinaloa; de Baltazar Hinojosa para Tamaulipas; de Jorge Enrique Dávila y Javier Guerrero para Coahuila; Mariana Benítez Tiburcio para Oaxaca y Oswaldo Cházaro Montalvo como cuña a los Yunes en Veracruz.

¿Beltrones al PRI?

Cómo lo explicamos en el segundo punto, la inclusión de César Camacho y de Ivonne Ortega en la lista de pluris del PRI tiene la clara intención de anular la aplicación del sistema de prelación dentro del partido en el poder.

Si dejaran a Ivonne y renunciara Camacho, ella ascendería automáticamente como ocurrió en el caso de la renuncia de Humberto Moreira y el ascenso de Cristina Díaz a la dirigencia de este partido.

Ivonne Ortega siempre ha querido ser la dirigente nacional del PRI. Lo intentó al dejar de ser gobernadora de Yucatán y por eso hizo berrinche cuando la pusieron en segundo lugar con Camacho al frente. Por eso Camacho siempre la jala a todos los eventos, para evitar que provoque algún lío alegando un desplazamiento que no existe. Hoy van juntos a San Lázaro.

De renunciar Camacho, y sin Ortega en medio, la prelación le corresponde al secretario de Organización, José Encarnación Alfaro quien es un profesional de la política y sabe bien el peso de las decisiones de Los Pinos.

Por ello no sería un obstáculo para la llegada muy pronto de Manlio Fabio Beltrones a ocupar el cargo de presidente del CEN del PRI, y conducir desde ahí no sólo el proceso electoral ya en curso, sino los destinos de este partido hasta el 2018 y por supuesto la selección del candidato presidencial del tricolor para esa contienda. Beltrones está que ni pintado para este cargo luego de haber cumplido ya su ciclo en la actual Legislatura, donde ha sido un factor fundamental en la aprobación de todas las reformas estructurales del presidente Peña Nieto y sus leyes secundarias.

¿Podría ser él aspirante presidencial en 2018 siendo líder del PRI como lo temen sus malquerientes internos? Sí y no.

Sí, en caso de una descomposición generalizada en el país. No si Peña Nieto se recompone y mantiene el poder pleno de su encargo.

Beltrones es uno de los pocos políticos mexicanos con sentido de Estado. Sabe perfectamente que Peña Nieto es el Jefe Político a respetar, apoyar y seguir. Su estructura política no es la de un golpista, sino todo lo contrario. Por eso como líder del PRI intentaría fortalecer y modernizar al presidencialismo en México.

Por su parte Enrique Peña Nieto ya es Presidente de México. Enfrente de él sólo está la Historia. Su historia dentro de esa Historia.

Y desde esa posición quizá reconoce que Beltrones podría ser un contrapeso interno muy importante para equilibrar excesos. Como economista de formación puede hablar y debatir con Luis Videgaray; como uno de los políticos con mayor experiencia podría hacerlo con enorme peso ante Miguel Ángel Osorio Chong.

Desde la dirigencia del PRI podría aplicar su experiencia negociadora y concertadora dentro de la siguiente Legislatura.

En fin, que hoy la puerta del PRI está abierta, ¿entrará el sonorense?

¿Quiénes llegarán?

Por norma los partidos deben presentar 40 aspirantes plurinominales en cada una de las 5 circunscripciones electorales que hay en el país. Pero su porcentaje de votación decide al final quienes de esas listas llegan al Congreso.

Así los resultados de las últimas tres elecciones podrían ser una muestra de cuantos pluris obtendrán por circunscripción en los comicios del 7 de junio de este año.

En la primera circunscripción -que comprende los estados de Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Durango, Jalisco, Nayarit, Sinaloa y Sonora-, el PRI obtuvo 11 pluris en 2012 por ello podría decirse que en junio llegarán: David López, Esthela Ponce, Enrique Jackson, Martha Tamayo, Rafael Yerena, Yolanda de la Torre, Marco Antonio García Ayala, Sylvana Beltrones, Javier Santillán, Nancy Sánchez y Christopher James Barousse y quizá hasta María de los Ángeles Arredondo.

En la segunda circunscripción -que integra a Aguascalientes, Coahuila, Guanajuato, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Tamaulipas y Zacatecas-, donde en 2012 el PRI obtuvo 10 pluris, ahora podrían triunfar: Jorge Enrique Dávila, Bárbara Botello, Baltazar Hinojosa, Marisela Etcheverry, Javier Guerrero, Delia Guerrero, Tomás Montoya, Monserrat Arcos, Álvaro Ibarra y quizá hasta Margarita Gallegos.

En la tercera circunscripción -que incluye a Campeche, Chiapas, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán-, donde el tricolor ganó 10 pluris en 2012 bien podrían llegar Jorge Carlos Ramírez Marín, Ivonne Ortega, el general Virgilio Daniel Méndez Bazán, Adriana Ortiz Lanz, el almirante Carlos Federico Quinto, Mariana Benítez, Oswaldo Cházaro, Georgina Trujillo, David Aguilar, Sara Latife, Roberto Sarmiento y Haydee Ocampo.

En la cuarta circunscripción –integrada por el Distrito Federal, Guerrero, Morelos, Puebla y Tlaxcala-, en que el PRI obtuvo 7 pluris en 2012, podrían llegar Manuel Vallejo, María Esther Scherman, Fernando Navarrete, Carmen Salinas, Matías Nazario, Ercilia Córdoba y Fernando Espino. Quedarían fuera Laura Arellano, Mauricio López, presidente del PRIO en el DF y Guillermina de la Torre. Mamá de El Basuritas Cuauhtémoc Gutiérrez.

En la quinta y última circunscripción -que forman los estados de Colima, Hidalgo, México y Michoacán-, donde el PRI obtuvo 11 pluris en 2012, podrían por ello quedar César Camacho, Marcela González Salas, Tristán Canales, Ericka Araceli Rodríguez, Carlos Iriarte, María Angélica Mondragón, Víctor Silva, María Guadalupe Alcántara, Héctor Javier Álvarez, Liliana Oropeza, José Luis Carazo y con suerte hasta Leonor de la Mora.

De entre estos saldrán los coordinadores y vicecoordinadores parlamentarios del PRI en la siguiente legislatura y las presidencias de las comisiones más importantes.

rvizcainoa@gmail.com