Se cumple una década de la muerte de Anselmo Colzani

MÉXICO, 18 DE MARZO (CÍRCULO DIGITAL).- Poseedor de una poderosa presencia en el escenario y de una versátil voz que resonó en La Scala de Milan, el Metropolitan de Nueva York y el Teatro Colón de Buenos Aires, el barítono italiano Anselmo Colzani es recordado a 10 años de su muerte, ocurrida el 19 de marzo de 2006.

Anselmo Colzani nació el 28 de marzo de 1918, en Budrio, Italia, cuna de grandes voces como la de Renata Mattioli y Ferruccio Mazzoli, de acuerdo con información difundida en su cuenta oficial.

Comenzó su carrera en Italia en 1947 y se convirtió rápidamente en una presencia regular en el mejor de los teatros de ópera de ese país , incluyendo La Scala. A mediados de la década de 1950 empezó a aparecer en los principales teatros de ópera de toda Europa y Estados Unidos.

Una década después se unió a la lista en el Metropolitan Opera, donde pasó la mayor parte de su tiempo y donde destacó con un repertorio italiano que incluía en su mayoría obras de Giuseppe Verdi y Giacomo Puccini.

En la página www.concorsoliricocolzani.org se explica que los primeros años de la posguerra en Italia fueron tiempos difíciles para la ópera, sin embargo, se dio un extraordinario de grandes talentos, destinados a dominar el mundo durante las próximas tres décadas.

Uno de los máximos exponente de la época fue Anselmo Colzani, quien sin planearlo llegó al mundo de la música impulsado por sus amigos, pues él se dedicaba a técnico especializado en la reparación de máquinas de escribir.

Estudió canto con el bajo Corrado Zambelli y 1946 debutó con un papel secundario, pero vocalmente poderoso: Herald en “Lohengrin”, de Richard Wagner, compartiendo escenario con Renata Tebaldi, en ese entonces una joven novata.

La voz de Colzani no podía pasar desapercibida, por lo que continuó con el papel de Herald durante más de un año en el Teatro Comunale di Trieste, para luego tener su gran oportunidad al protagonizar “Rigoletto” en el Teatro Sociale di Voghera.

A partir de ese momento, el joven barítono inició un rápido ascenso a la fama, además de interpretar a “Rigoletto” en el Teatro Duse en Bolonia, estrenó tres nuevas obras: “Cavalleria rusticana”, “Lucia di Lammermoor” y “La traviata” en Budrio, su ciudad natal.

Le siguieron escenarios como el Metropolitan de Nueva York, donde se mantuvo de 1960 a 1978, tiempo en el que se convirtió en uno de los pilares del Met, sin abandonar la escena italiana y Europa.

Su última actuación se llevó a cabo en 1980, con una última actuación de Tosca, 34 años después de su exitoso debut wagneriano.

Entre los premios que recibió destacan el “Luigi Illica” en 1967 y en 1971 se convirtió en oficial de Caballero de la República Italiana por el mérito artístico. También recibió la estrella del sheriff honorario conferido en Atlanta en 1961, un honor que comparte con Enrico Caruso.

La voz de Anselmo Colzani se apagó el 19 de marzo de 2006, a los 87 años de edad. Tras una larga enfermedad, como lo dio a conocer en su momento Maria Boagno, presidente de la asociación operística Franco Corelli, de la cual Colzani fue el primer socio honorario.