Sheinbaum y Morena ya perdieron la CDMX

Lo peor para sus aspiraciones y de la postergación de lo que llaman “4T”: según las encuestas Morena ya perdió la capital. Pero la moneda está en el aire, porque todavía no podría decirse que la oposición ya la ganó, aunque el panorama les es favorable, porque el desgaste del gobierno va a continuar.
Lo peor para sus aspiraciones y de la postergación de lo que llaman “4T”: según las encuestas Morena ya perdió la capital. Pero la moneda está en el aire, porque todavía no podría decirse que la oposición ya la ganó, aunque el panorama les es favorable, porque el desgaste del gobierno va a continuar.FOTO: MARIO JASSO/CUARTOSCURO.COM

Mensaje Político

Alejandro Lelo de Larrea


Hoy arranca el quinto año de la administración de Claudia Sheinbaum al frente del Gobierno de la Ciudad de México. Los cuatro años de su gestión podrían resumirse en tres puntos: La ciudad está peor que cuando llegó; más de la tercera parte del tiempo ha estado en virtual campaña presidencial (un año y medio), y lo peor para sus aspiraciones y de la postergación de lo que llaman “4T”: según las encuestas Morena ya perdió la capital. Pero la moneda está en el aire, porque todavía no podría decirse que la oposición ya la ganó, aunque el panorama les es favorable, porque el desgaste del gobierno va a continuar.

Las encuestas de evaluación de Sheinbaum la ubican entre el 48 y el 52 por ciento de aprobación. Sin embargo, continúa la tendencia de los últimos meses, a la baja. En este caso no le ayuda el presidente Andrés Manuel López Obrador, porque tiene más negativos que la jefa de Gobierno, quien debe tener información clara de que hoy el primer mandatario le resta en la capital que fue su bastión.

En el universo femenino es donde Sheinbaum tiene mayores dificultades. Las mismas encuestas referidas indican que de la gente que no aprueba su labor como gobernante, el 59 por ciento son mujeres. Entendible, cuando en lo que va de la administración se han incrementado los feminicidios en 52 por ciento, según reporta el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Publica.

Y también se percibe un abandono o al menos un descuido en las políticas de su gobierno para con las mujeres. También en este rubro la tendencia es que aumenta el rechazo.

En el tema de seguridad hay contradicciones. Por una parte, el gobierno afirma que los delitos de alto impacto han disminuido en 48.8 por ciento. Y de otros ilícitos ofrece cifras alegres, a partir del número de denuncias presentadas ante el Ministerio Público, donde ponen mil trabas a los ciudadanos para levantarles una denuncia.

Por eso es que la última Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE), que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Geografía arrojó como resultado que la cifra negra de delitos es del 92%, un punto por encima del peor momento del anterior gobierno, de Miguel Mancera, que ya es mucho decir.

La científica y ecologista Claudia Sheinbaum ha perdido hasta en hechos simbólicos: se le secan árboles emblemáticos. Sí, se le murió la palmera de Paseo de la Reforma, que tenía más de 100 años ahí. Y lo más irónico, es que trasplantaron un ahuehuete a ese sitio y también se murió.

En movilidad, también la situación es peor. El Metro, principal medio de transporte, enfrenta la mayor crisis en sus más de 50 años de historia, con tres accidentes que dejaron 28 muertos: el desplome de la Línea 12 donde fallecieron 26 personas, una persona en el choque de Tacubaya y otra más en el incendio del Puesto Central de Control.

La clase media está muy enfadada con López Obrador y los suyos. Los abandonó. Por eso perdieron el año pasado 9 de las 16 Alcaldías. Por eso la intención de voto hacia 2024 en la Ciudad de México perfila que a Morena y sus aliados como bloque minoritario. La oposición tiene poco más que el 50 por ciento.

El panorama para Sheinbaum no parece mejor ante hechos como el de la agresión a habitantes de Xochimilco, el pasado viernes, pues se evidenció que su gobierno no resuelve los conflictos con política, y mejor mandan a los granaderos (que ya no se llaman granaderos) para reprimir a pobladores del pueblo de San Gregorio, mientras Sheinbaum andaba de campaña en Veracruz.

Precisamente la ausencia de Sheinbaum será el hecho que le impida recuperar la ciudad para Morena, porque sin duda cada vez va a estar más concentrada en su campaña 2024, ante la descomposición de la capital, que está en el aire porque tampoco la ha ganado la oposición. Lo veremos.