Sindicato pide cierre total de Línea Dorada del Metro para evitar descarrilamiento

México, D. F., 26 de febrero de 2015 (Círculo Digital).- El Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo Metro (SNTSTC) solicitó a las autoridades del gobierno del Distrito Federal (GDF) cerrar en su totalidad la Línea 12 del Metro.

En conferencia de prensa, el secretario general del sindicato del Metro, Fernando Espino Arévalo, advirtió que, de no cerrarse las 20 estaciones de la Línea Dorada, se corre un alto riesgo de descarrilamiento de trenes.

El tramo abierto de la Línea 12 “presenta achatamiento y desgaste excesivo del riel, desgaste de ruedas del tren, fractura de equipo de fijación de vías y ruptura de tornillería, de aparatos de vía, de durmientes y de balastos”, refirió.

“Hacemos un exhorto a las autoridades para que hagan ellas el cierre y no nosotros. Es un llamado a que se cierre de inmediato para que se pueda dar mantenimiento, y con ello evitar afectaciones a los usuarios, a los trabajadores y a la ciudadanía en general”.

El líder sindical advirtió que en caso de que las autoridades no hagan caso, los 600 trabajadores sindicalizados que laboran en las estaciones podrían cerrar la línea.

 

Los trabajadores pueden

Durante la conferencia de prensa, el también diputado local dijo que hicieron una petición formal al director del STC Metro, Joel Ortega, para que los trabajadores puedan darle mantenimiento al tramo abierto, pero fue rechazado.

Aseguró que los trabajadores son especialistas para esos trabajos, ya que han rehabilitado trenes y permitido que las líneas continúen en operación después de 45 años, ya que a nivel mundial la vida promedio de una línea de este tipo es de 25 años.

“Estamos dispuestos a participar de manera inmediata y directa en la recuperación de la Línea 12, pues la situación actual que presenta la Línea Dorada derivará, inevitablemente, en el cierre total de la misma”, advirtió.

Si los trabajadores del Metro hacen el mantenimiento sólo se gastaría una tercera parte de los cerca de 900 millones de pesos que se asignaron para la rehabilitación de la Línea 12, la cual lleva a cabo una empresa española y que encabeza la Secretaría de Obras y Servicios capitalina.

El dirigente explicó la incompatibilidad entre las empresas constructoras y la que suministró los trenes: “Los trenes no eran los adecuados para las vías instaladas, las cuales fueron instaladas con un ancho de mil 435 milímetros entre rueda y rueda, mientras que el ancho del tren es de mil 462 milímetros”.

“Nunca se escucharon las voces de los técnicos del Metro y tampoco se nos permitió participar con nuestras opiniones técnicas durante la construcción de la línea”, declaró.

La próxima semana se reunirá el Consejo General de Delegados y se discutirá la fecha del cierre total de la Línea Dorada.

El 12 de marzo de 2014, el gobierno capitalino suspendió la operación de la Línea 12 en su tramo de Tláhuac a Atlalilco y quedó solo en funcionamiento a partir de dicha  estación a la de Mixcoac. (Con información de Milenio y El Universal)