Vaya contradicciones de Fernández Noroña. Come en restaurantes de lujo, y ...