Terapia de reemplazo hormonal evita síntomas de menopausia

MÉXICO, 10 DE ABRIL (CÍRCULO DIGITAL).- La Terapia de Reemplazo Hormonal (TRH) u Hormonoterapia ayuda a que las mujeres puedan evitar los síntomas provocados por la menopausia, sin embargo no todas las pacientes pueden recibirla, asegura la gineco-obstetra, Graciela Norén.

Las mujeres mexicanas entre 48 y 50 años comienzan con los cambios hormonales y su proceso de menstruación se ve cesado, por lo que da inicio a la menopausia, explica la especialista del Centro Médico ABC, en una entrevista.
“Es un proceso normal de envejecimiento de las mujeres, se altera una función ovárica y hay una disminución de estrógenos, los cuales tienen diferentes funciones y cambios a nivel general”, señala.
“Se presenta entre los 45 y 55 años, y en la mujer mexicana entre 48 y 50; si se presenta antes de los 40, es un proceso de insuficiencia ovárica prematura, por lo que no es normal, así que hay que poner atención y dar un manejo especial”, agrega.
Los síntomas más comunes cuando inicia el proceso de la menopausia son: alteración en los ciclos menstruales (pueden ser más largos o cortos), bochornos (brotes de calor en la cara, el cuello, el pecho) sudoración entre 10 o 15 minutos, alteraciones en la piel, el cabello o piel reseca.
También se presenta aumento de peso, insomnio, cambios de estabilidad emocional, disminución de apetito sexual, resequedad vaginal, infecciones en vías urinarias y desgaste en el sistema óseo, entre otros.
Ante este panorama, la ginecóloga menciona que existen diversos tratamientos para el manejo de la menopausia, pero uno de los más eficaces es la Terapia de Reemplazo Hormonal, aunque primero se debe verificar si la paciente es candidata.
La Terapia de Reemplazo Hormonal (TRH) consiste en sustituir esa falta de estrógenos u hormonas femeninas que pierde el cuerpo cuando comienza la menopausia.
“Antes se creía que todas las mujeres debían de tener TRH, porque era una fuente de rejuvenecimiento, pero de acuerdo con varios estudios, la terapia no es adecuada para todas, porque aumenta el riesgo de infartos cardiacos, accidentes cerebrovasculares, cáncer de mama o trombosis venosa”, advierte la especialista.
Las pacientes con hepatitis, sangrados frecuentes, con cáncer de mama, no pueden recibir este tipo de tratamiento, ya que les puede provocar mayores factores de riesgo, subraya la ginecóloga.
La especialista indica que existen dos tratamientos de TRH: los que son preparados con progesterona y estrógenos, y otro sólo de estrógenos.
“Las pacientes que tienen útero deben asistir a una terapia combinada, la progesterona para disminuir riesgo de hiperplasia endometrial, porque es un engrosamiento del tejido endometrial que aumenta el riesgo de cáncer de mama. Mientras que las personas que no tienen matriz deben utilizar la que solo tiene estrógenos”, detalla Norén.
La doctora explica que cuando se trata de terapia combinada se pueden recetar medicamentos orales (tabletas de estrógenos y progesterona), de forma tópica con parches, gel o crema. Y para las pacientes que no tienen útero se recomienda utilizar preparados solo con estrógeno, ya sea por vía oral, tópica o vaginal.
“Con estas terapias, las pacientes podrán dormir mejor, disminuirán los bochornos, mejora la cuestión de la piel y cabello, ayuda a la resequedad vaginal, entre otros beneficios”, destaca la especialista.
Además, Norén subraya que es importante que este tipo de procedimientos sea para mujeres menores de 60 años y que no hayan pasado más de 10 años con menopausia.
La doctora recuerda que existen otras alternativas para pacientes que no son candidatas a recibir la TRH; además, sugiere que es importante también acudir con especialistas en psicología para ayudar a sobrellevar esta etapa.
“Es importante cambiar el estilo de vida, el ejercicio ayuda, así como la ingesta de calcio, vitamina B. Es primordial limitar la ingesta de alcohol y cafeína, dormir siete u ocho horas y en general tener un manejo de la situación multidisciplinario”, señala.