¿Terrible o monstruosa?

El titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), Juan Manuel Portal Martínez, hizo una declaración muy interesante sobre la corrupción en México.

Es terrible, muchísimo más grande que el caso de una inmobiliaria o un inmueble… no, hablamos de asuntos mucho mayores, dijo.

By

Percepción Política

El titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), Juan Manuel Portal Martínez, hizo una declaración muy interesante sobre la corrupción en México.

Es terrible, muchísimo más grande que el caso de una inmobiliaria o un inmueble… no, hablamos de asuntos mucho mayores, dijo.

Por la manera en que fraseó las cosas, es obvio que el auditor aludió, por lo menos, a los recientes casos de la “Casa Blanca”, de la esposa del presidente Enrique Peña Nieto; la que éste adquirió en Ixtapan de la Sal, siendo gobernador del Estado de México, y la que el secretario de Hacienda Luis Videgaray compró en el municipio de Malinalco, todas teniendo como denominador común la constructora Higa.

Si uno se va más a lo general, el auditor Portal bien pudo haberse referido también a ese que es un deporte nacional entre nuestros políticos: el de la acumulación de propiedades. Seguramente con ello acuden muchos nombres a su cabeza: desde el Negro Durazo, hasta José López Portillo, Raúl Salinas, Arturo Montiel y un largo etcétera.

Y aun con todos esos nombres -incluido el de Vicente Fox y su rancho y su centro-, el auditor no vacila en decir que la corrupción es mucho más grande, “más allá de una inmobiliaria o un inmueble”.

Digamos que el auditor tiene razón, aunque su enfoque tiene un defecto cuando él cree que la extensión es lo que vuelve “terrible” a la corrupción, haciendo a un lado lo casuístico.

Ciertamente, la corrupción es muy grande y va más allá de las propiedades. En el calderonismo, por ejemplo, no se dio esta clase de acumulación pero se hicieron muchos negocios ilegales, principalmente a la sombra de Pemex. Prueba de ello lo fue el segundo de abordo, Juan Camilo Mouriño. Y muchos panistas clasemedieros se volvieron ricos en ese sexenio, no se diga el tal César Nava.

Lo que quiero decir es que la corrupción es fundamentalmente un mal que se da de arriba para abajo. Y por eso no es bueno soslayar lo que hacen los de arriba, que debieran ser el ejemplo para todos los siguen abajo. Cuando la corrupción emana una y otra vez de Los Pinos, ésta se convierte en algo más que “terrible”: es algo monstruoso.

Según el auditor, se requiere atacar ese fenómeno a través del Sistema Nacional Anticorrupción, sobre todo en los puntos de riesgo donde se facilita que haya desvíos tan grandes en el gasto público. Entendería que los puntos de riesgo a que se refiere Portal no son uno ni dos, sino que están en todas partes.

El auditor dijo que al día de hoy, por las irregularidades de la cuenta pública 2013 aún no hay funcionarios denunciados, pero hay mucha gente que va a estar. Ojalá así sea, aunque en sus palabras no se sienta mucha convicción de lo afirmado. Tanta corrupción no se daría si no se viera estimulada por la certeza que da la impunidad.

You may also like